ESCRIBIR

Cosas que me motivan a escribir cosas.
Acá hay más: holimundi.tumblr.com

Te digo porfa porque con vos me siento en McDonald’s

Es que me gusta sentir, pero me escudo en excusas para que se note. Porque hoy me puse la coraza, pero no me sirve porque cada vez que me miras me tiras rayos láser con forma de corazón y ojos sonrientes y me a-ni-qui-las. Y ya se que no sos vos ni tu historia ni tus labios pero me divertis y te quiero tener un rato más. Porque no sé en que me convertiste pero me divierte y eso está bien. Vení, dale, porfa.

El azúcar es pornografía

Tu saliva es dulce de leche y tu pija un chupetín. Me agarras más fuerte que a un globo con helio, para que no me escape. El humo del porro que estamos fumando sale de tu boca en forma de algodón de azúcar y de color rosa. Tus mimos son como los malvaviscos; suaves y retorcidos, y tu eyaculación sobre mi cara es una catarata de rocklets coloridos. Me gusta dejar latiendo cosas, perdón.

Por favor y gracias.

Soy Colón descubriendo América. Soy Valeria descubriéndote a vos. Mudemos los meses de planeta. Mudate de mi cabeza. Tenes que entender que hay nudos que no me interesan desatar, porque me quiero seguir enredando en vos. Ya aprendí que en mi cabeza solo yo puedo sacarme los mocos, hacerlos bolita y tirarlos por ahí. No me dejes tu miseria entre mis neuronas. Por favor, y gracias.

¡Ups!

Siempre me pasa lo mismo. Llegó a algún tumblr, de alguien que tiene ganas de tipear, y siento como si estuviera conociendo a alguien, tomándome una birra en algún bar perdido de la ciudad con él. Me obsesiono. Lo leo y creo estar recorriéndole el cuerpo a besos. Me pasan cosas, te lo juro. Como si fueran mariposas en la panza pero en forma de letras. Aunque en el fondo sepa que no es más que un código binario de ceros y unos que no valen la pena. Yo sé que hay alguien del otro lado, pidiendo auxilio encubierto en textos barrocos y rítmicos. Los que más me gustan son los indiferentes, los que piensan “ya fue, al que le interese lo va a leer”. Y ahí estoy yo. Leyendo sobre la última mina que quisiste, tus cosas, tu rutina, tus no-ganas de vivir. Lo leo y me enredo en ese texto que nació para evitar tres dosis de alplax. Y ahí es cuando necesito escribir que una persona que no conozco me dio ganas de escribir y que casi que imagino mi futuro con él y dos hijos y un gato que se llamará Kanishka. Y después llueve y me sigo acordando, me voy a dormir y hago de cuenta que me abraza y que le gusto tanto que me escribe el poema más lindo y sincero del mundo. Pero no.

Gentleman

Vos te calentas con Sasha Grey pero pedís que te abracen después de coger. Vos pedís la creación de una paja pero de besos. Vos soñas con el vestido blanco pero te conformas con cuatro horas de telo semanales. Boluda

meh meh marzo abril meh meh meh meh meh meh meh meh

Hoy me desperté y me ahorcaba la bombacha. Mi piso está lleno de nerds naranjas y verdes, mi escritorio tiene restos fósiles de esmaltes de colores. Hello kitty está en mi cruz y sangrando, mientras Batman vigila. Guardo perfumes que no uso y me regalaron, un cuaderno lleno de frases de libros que me gustaron y las postales de El mató. Me estoy vistiendo para vos aunque no me vayas a mirar. Y otra vez. Volví a agitarme mientras caminaba tus cuadras. Me miraste cinco veces, dos veces me esquivaste, tres veces nos reímos juntos, dos veces me tropecé. Me contabas de cuando nos conocimos -ja! como si no me acordara- y me usaste como salida de emergencia de tu realidad. Soy tu botón reset que activas en otoño. Pero vos me gustas en todas las estaciones.

Obesesión que yace sobre un colchón de poemas

"Un disquito más y nos vamos a dormir", me dijiste. Yo te pedí que pongas uno de los ramones, porque si estoy bien con alguien, necesito sentirme completa. Tenía al hombre por el que estaba obsesionada en mi casa, en mi cama, después de haberme hecho sentir dos millones de cosas que pensé que se habían extinguido junto a los dinosaurios. "Me empaché de orgasmos", pensé en decirte. Pero preferí callar. Te miraba y no te creía. ¿sabes cuántas veces le hable mirándole los ojos al aire pensando que eras vos? ¿cuantas almohadas y marcos de puertas besé pensando que eras vos? Mi mano, asesina de besos. Casi que se me había gastado, porque en tu ausencia volvía a mis 13 años y la besaba con la calentura de la pubertad. Te propuse cambiar roles, pero me acordé que eso te gusta solo en la cama. Y así cerre los ojos: escuchando la banda que los dos amamos, entrelazados completamente entre brazos, manos, pelos, piernas, y pies que se mueven al compás del uan, chu, tri, for. Me besaste los pómulos "porque son muy redonditos". Me acomodaste el flequillo “porque es tajante” ("como vos", agregaste). Me transaste el ojo porque sí. Y yo, que no podía hacer otra cosa que mirarte maravillada mientras recorría con mis dedos de carpintero tu rostro frágil, tu mentón perfectamente perfecto. ¿Para qué quiero un gato si tengo tu barba? ¿Para qué quiero un novio si te tengo a vos? 

La pornografía de tus metáforas.

Me enamoré de tus poesías pero más de vos. Quiero ser el festipulenta de tu escena indie. Quiero que me abraces y apoyes tu mentón sobre mi cabeza. Quiero que bailemos inxs en el casamiento de mi prima. No quiero ser tu musa inspiradora. Quiero ser la putita de tus poemas.

Alguien

qué atrevimiento de tu parte

tener el nombre más lindo del mundo.

no entendí tu vello púbico,

pero esa no fue excusa.

Los marzos te dan ganas de mí,

y saldan la deuda

de los otros

once meses

que te espere.

8 bits

Cuando la estoy pasando mal en mi cabeza suena la musiquita del infierno de Mario Bros. Vos sos el monstruo verde y yo estoy petisa, forro. Me hablas y me escupís fuego, desconsiderado. Y yo no puedo hacer otra cosa que saltar. No sos un infierno más, sos el infierno laberinto, el 7-4.

¿Qué carajo hago aca?

image

Soy una forra

Es martes y es feriado y le acabo de dar play a Caretofobia. Tengo puestas unas ojotas que nunca pisaron la playa. Me divierto jugando al air-guitar con mis decepciones. El mejor punteo del mundo, ahora, en mis manos. Quiero que seas un papel en blanco, agarrarlo y hacerlo un bollito. Jugar a que sos una pelota, y mi papelera de reciclaje emocional, un aro de basquet. Soy intensa como el fuego, pero me muestro fría como el azul más deprimente del mundo. Y eso me confunde. Eso los confunde. Eso me tiene encerrada en una cárcel con rejas de chicles jirafa. A veces me siento más deprimente que los preservativos tulipán. Y eso es un montón.

Polos opuestos se atraen

Su sueño es tomarse una caipiroska en las playas de moda de Brasil.

El mio, tomarme una cerveza en cualquier esquina con él.

Intensa

Quiero tener una hebilla de polenta, 

una tuca reprimida entre mis cosas.

Quiero ser esa hoja que marcaste en tu libro favorito.

El señalador de tu vida.

Te veo entre medio del pogo,

y quiero atravesarlo

y alcanzarte

y abrazarte

y besarte.

No sé por qué (y me encanta)

Hola mamá.

Me enamoré del ser más incogible del mundo, mamá.

Es poeta.

Es lindo y escribe lindo, casi que debería ser ilegal.

Me gusta que no me guste nada de él, mamá.

Porque me intriga, me apasiona.

Cuando lo leo, siento que me besa la frente.

Lo único que quiero, mamá

-lo único-

es que me abrace en la sección de ciencia ficción de la librería.

Y que me bese mientras nos reímos de los títulos de Stamateas.

Mi más sentido pésame a tus orgasmos deshechos.

Ahora que sé como ir a tu casa

vos no me hablas.

Hoy.

Me acuerdo de octubre.

De la verdad más fidedigna 

de una mala versión de vos.

Te quiero abrazar y no llego.

Me estiro y no llego.

No sabes lo feliz que fui 

recorriendo con mi carrito maltrecho

tus góndolas vacías.

La esencia se volvió mitología griega

y las miradas, fábulas para niños.